Las malas praxis son un inconveniente común aunque no son registradas hasta que existe una demanda por negligencia médica. Son una gama de errores que pueden ocurrir por diversas circunstancias y con variadas maneras de proceder.

Los afectados por estas faltas suman miles cada año, siendo en 2014  casi 15000 perjudicados. Mientras en 2015 la negligencia medica ocasionó la muerte de aproximadamente 800 personas. Se tienen estas cifras solo como los datos recogidos. Sin embargo, podrían ser datos mucho mayores.

¿Qué es una negligencia médica?

Es cualquier tipo de daño o perjuicio ocasionado por un profesional de la salud contra un paciente. También podrá categorizarse de esta forma los errores que, omitidos o causados, pudiesen desencadenar consecuencias.

Incluso omitir los protocolos para la atención de un caso particular podría ser considerado una falta profesional. Sin embargo, si evitar cumplir un protocolo se hiciese cumpliendo la lex artis, la demanda por negligencia médica no será viable. En estos casos se considera que el médico ha tenido la prudencia pertinente para la situación. Los casos más frecuentes de este tipo son:

  • Errores y retrasos de diagnostico.
  • Prescripción errada de medicamentos.
  • Transmisión de enfermedades o infecciones a pacientes por problemas de higiene.
  • Realizar procedimientos sin consentimiento previo.
  • Olvidar material quirúrgico dentro de un paciente o el uso de instrumentos inadecuados.

¿Cómo poner una demanda por negligencia?

Lo primero es contar con la mayor cantidad de información o evidencia posible en relación al caso. Cualquier documento, fotos de la lesión o informe relacionado puede ser útil para una demanda posterior. Sin embargo, siempre que se considere que se ha percibido un daño consecuencia de una intervención se puede proceder legalmente.

Los plazos para ello dependerán principalmente de contra qué entidad se pretenda presentar la demanda por negligencia médica. Si la demanda fuese contra la sanidad publica, el tiempo debe ser igual o menor a un año. Mientras que para los casos contra la sanidad privada el periodo es mayor.  En la mayoría de casos se acepta un tiempo no mayor a 5 años. Aunque en la responsabilidad extracontractual es solo 1 año.

El tiempo para estas comienza a contar desde que se ha cometido el perjurio, desde que se identificó que existía un daño o en el momento de las secuelas hacerse visibles. El mecanismo para proceder siempre dependerá del tipo de denuncia que se pretenda presentar.

Tipos de demanda por negligencia médica

El método para interponer una demanda por negligencia médica varía según 2 factores principalmente. Se considera cómo ha sido el daño cometido y si la entidad que la cometió es pública o privada. Considerando ambos elementos, existen 3 maneras para proceder con el trámite.

Vía penal

En este método el objetivo de la denuncia es el médico en lugar de la entidad sanitaria. El plazo debe ser mayor a 6 meses para percibir las consecuencias pero no superior a 2 años. En este proceso se busca desde el cese de la actividad del médico hasta consecuencias penales por su error. También es posible obtener una compensación económica tras esto.

Es la opción donde el trámite es más rápido, económico y suele ser la más efectiva, debido a que la demanda se realiza contra una persona natural, además de no requerir un perito médico, ya que en caso de requerirlo el juzgado se encargará de ello. Si se perdiese la demanda, el demandante tampoco deberá hacerse cargo de los gastos del demandado.

Vía civil

Esta opción se recomienda de ser posible evitarla porque acarrea múltiples inconvenientes. Aplica cuando los daños son cometidos en un centro de atención sanitario privado. Los plazos son los señalados anteriormente para el procedimiento de este tipo. Aunque es eficaz, acarrea un coste elevado para tramitar la demanda por negligencia médica.

El procedimiento se realiza a través de tribunales, se requiere de un abogado y un perito médico. Por lo que los gastos en caso de perder con esta vía pueden ser muy elevados. Solo se puede obtener una compensación económica para las lesiones leves recibidas.  Si los daños fuesen graves o con consecuencias permanentes se deberá proceder de manera penal.

Vía contenciosa

Con este tipo de demanda por negligencia médica se busca condenar a la administración de la entidad sanitaria.  Solo se pueden obtener compensaciones económicas y el personal médico no percibirá consecuencias. Aplica solo cuando el daño fue cometido en una entidad pública.

De esta forma es probable que el juez falle a favor del demandante, aunque el trámite suele ser mucho más lento. Además de que, junto al abogado, se requiere contratar a un procurador para el proceso. También se deben pagar unas tasas correspondientes al trámite.

¿Cuánto es la indemnización por demanda de negligencia medica?

Los aspectos que se tienen en cuenta para el pago de una indemnización son solo 2, que se subdividen en diversos puntos. El primero son los daños personales, donde se consideran todas las consecuencias que se tienen para la salud del afectado. Consecuencias actuales y previsibles relacionables con la mala praxis cometida, evaluando si estas son permanentes o si desencadenan repercusiones psicológicas.

El otro elemento que se evalúa para el pago de una compensación son los daños materiales.  Dentro de ellos se evalúan las consecuencias económicas del error cometido, tanto los gastos para intentar remediar los perjuicios cometidos como la incapacidad para trabajar. Incluso si el individuo tuviese problemas laborales producto del daño deberá ser indemnizado por ello.

Importancia del perito medico

El perito es un elemento clave en la demanda por negligencia médica tanto como lo es un abogado.  Los jueces, aunque familiarizados con los aspectos que se pretende exponer, no son expertos en ellos. Por eso quizá identificar un error para ellos no puede resultar tan simple.

Allí entra la labor de un perito médico, que expondrá al juez todos los detalles del caso, explicando dónde se encuentran los errores y cuáles son los daños recibidos por la víctima. En todo caso, es el perito quien mediante su evaluación permite probar que existe una mala praxis. Una vez hecho esto, el mismo se encarga de determinar el nivel del daño y consecuencias.

Formato de una demanda por negligencia medica

En cualquier caso donde se considere, existe un posible daño recibido por parte de un profesional. Es necesario cerciorarse de contar con la mayor cantidad de información posible relacionada con la situación, que puede ser utilizado posteriormente como una prueba. Cualquier documento e informe puede ser útil.

Posterior a eso, conversar con profesionales en el área sobre interponer una demanda. Un perito y un abogado podrían explicar las posibilidades de que un caso de este tipo resultase ganador. Una vez definido que se desea realizar el trámite, se debe interponer la denuncia. Para ello es necesario seguir un formato de demanda por negligencia médica. A continuación, algunos ejemplos para ello: