Al terminar una relación oficialmente se suelen ignorar las diferencias entre divorcio y separación. Ambas se asumen como mecanismos iguales o que se preceden el uno del otro cuando no es exactamente así. Cualquiera de estos procesos es difícil, suele ser estresante y doloroso para todos los involucrados.

En estas situaciones se tratan muchos elementos importantes, como podría ser la custodia de niños en caso de tenerlos. También se lidian con consecuencias económicas para ambas partes y medidas ciertamente incomodas.

Sin embargo, al momento de divorciarse o de realizar la separación matrimonial es necesario identificar que conllevan. Ambos procedimientos acarrean cese de la convivencia pero uno puede ser un tanto más simple que el otro.

¿Qué es el divorcio?

Una de las diferencias entre divorcio y separación recae en que el divorcio es un procedimiento legal mediante el cual los conyugues deciden diluir por completo su vínculo matrimonial. De este modo, ambas partes se desligan legalmente, eliminando casi cualquier responsabilidad compartida. Aunque, en caso de tener hijos, se dividen los deberes con estos.

Además, el divorcio permite que la pareja pueda iniciar un nuevo matrimonio, debido a que queda inscrito en el registro civil que estas se encuentran separadas. Por lo cual, si tras divorciarse la pareja decidiera iniciar nuevamente un vínculo legal entre ellos, deberían tramitar otro matrimonio.

¿Qué es la separación matrimonial?

La separación de un matrimonio se puede realizar de dos maneras, ambas igual de validas. En una de ellas se realiza una separación jurídica, en la cual se dividen las responsabilidades pero se conserva el matrimonio. Mientras que sino existe una orden judicial se denomina separación de hecho, en la cual ambas partes deberán llegar a acuerdos.

En ambos escenarios ocurre un cese de la convivencia, pero no se encuentra diluido el vínculo matrimonial. Por lo cual, ambos comparten más responsabilidades que en un divorcio y no pueden casarse nuevamente. Otra diferencia entre divorcio y separación recae en que a efectos de la ley siguen casados al separarse. De modo que si inician una nueva relación, deberán divorciarse si desean contraer matrimonio.

Tipos de divorcio y separación

Ambos mecanismos tras una ruptura conllevan consecuencias, el objetivo es reducir estas al mínimo. Sin embargo, no todas las parejas están dispuestas a dialogar durante un procedimiento de este tipo. Por lo que, tanto para el divorcio, como para la separación, existen dos métodos.

Estos procesos pueden realizarse llegando a un mutuo acuerdo, que es la opción más recomendada. Debido a que es más rápida, económica y menos agresiva para los involucrados. O en caso de que una de las partes no este de acuerdo, el procedimiento pasa a ser del tipo contencioso. Puede deberse a no concordar con respecto al cese de la convivencia o con las medidas establecidas.

Deben analizarse que indiferentemente al tipo de proceso, cada método de disolución del vínculo es distinto. Las diferencias entre divorcio y separación se observan en el código civil (las cuales deben conocerse para poder llegar a un acuerdo). El mismo regula los requisitos de la separación en los artículos del 81 al 84, mientras en los artículos posteriores al 90 se establecen las regulaciones del matrimonio.

diferencia entre divorcio y separacion

De mutuo acuerdo

En los procedimientos de mutuo acuerdo ambas partes realizan un convenio regulador, de modo que junto al abogado y al procurador el documento deberá ser presentado frente al juez. Los gastos del trámite pueden ser compartidos entre las partes a fin de economizar. El mismo solo deberá aprobar el convenio y dictar la sentencia establecida en el documento.

Contencioso

Durante el procedimiento contencioso para el divorcio o la separación matrimonial, el juez establece las ponderaciones. Debido a que la pareja no ha podido llegar a un acuerdo, se requiere de un intermediario. El juez dictaminará las nuevas medidas en función de lo discutido con ambas partes. En este proceso se deberán realizar peticiones al juez, justificando el por qué de las mismas. 

Para este trámite será necesario que tanto uno como el otro cuenten con un abogado y un procurador. Además, no podrán compartir el coste de los mismos generando un gasto mayor al proceso de mutuo acuerdo. También, este tipo de trámite requiere más tiempo mientras el juez evalúa los argumentos emitidos en el juicio.

¿Qué tienen en común la separación y el divorcio?

No solo existen  diferencias entre divorcio y separación, ya que estos mecanismos a su vez comparten similitudes. Dichos procesos establecen el fin de una relación de una manera formal y aplicando ciertas medias. En ambos casos la pareja debería realizar el cese de convivencia, el cual es un paso importante en una separación.

De la misma manera, tras haber compartido las cargas económicas por cierto tiempo, hay que definir cómo dividirlas. Lo cual puede realizarse mediante el régimen económico o por medio de la separación de bienes. En caso de las parejas con hijos un aspecto sumamente delicado de la ruptura es como será la relación con los hijos.

Se debe definir como será la custodia y definir responsabilidades concretas con los mismos. A su vez, en caso de poseer una vivienda, debe discutirse si alguna de las partes la conservará. Cualquiera de los procesos conlleva una larga discusión entre ambas partes o con un juez para definir múltiples parámetros.

Cese de la convivencia

A pesar de las diferencias entre divorcio y separación, ambas implican que la pareja debería cesar su convivencia. De modo que ya no continúen viviendo juntos y se limite su interacción al mínimo posible. Lo cual conlleva medidas que deben establecerse para el respeto de los conyugues.

Se limitan las potestades y consentimientos que se habían otorgado durante el matrimonio. También el cese de la convivencia ocasiona que se deban compartir responsabilidades de una manera distinta. Se dictamina cómo lograr que, aunque la pareja no conviva, se mantenga su estilo de vida y el de sus hijos (en caso de tenerlos).

Régimen económico y separación de bienes

Para este procedimiento se debe evaluar la formula económica que se estableció durante el matrimonio. A fin de poder distribuir equitativamente los bienes adquiridos durante el tiempo que la pareja estuvo unida. En gran medida son similares el divorcio y la separación en este aspecto.

Aunque influye mucho si se llegó a este punto por mutuo acuerdo o por un procedimiento contencioso, ya que las medidas de este punto pueden resultar más flexibles si se establecen por un acuerdo. Mientras que por un procedimiento contencioso el juez evaluara el régimen económico del matrimonio.

Para calcular cómo será la división de los bienes, considerando si hubo un régimen ganancial o si se estipuló la separación de bienes, siendo la segunda opción la más rápida para definir al no formar los bienes un patrimonio común.

Relación con los hijos

Uno de los aspectos donde no existen diferencias entre divorcio y separación es en relación a los hijos. Cuando termina una relación con niños de por medio estos son quienes pueden verse más afectados, de manera que legalmente son la prioridad. Los entes que regulan la ruptura a nivel judicial centran la atención en ellos.

Se deberá establecer el tiempo de custodia para ambos padres y un régimen de visitas. En algunos casos se evalúa si es necesaria una pensión alimenticia para mantener el estilo de vida de los hijos. Además, se pondera cualquier aspecto necesario para procurar el interés mayor de ellos. También en la custodia de los menores se considera quién hará uso de la vivienda familiar. 

Uso de la vivienda familiar

El uso de la vivienda va muy relacionado con la custodia de los infantes. En la mayoría de casos, quien tenga la custodia suele ser a quien se le asigne el uso de la vivienda. Aunque esto no es determinante y no es el único escenario posible tras la separación.

Al ser este un aspecto tan importante al momento de la ruptura, se establecen firmemente sus condiciones en el artículo 96 del Código Civil. Sin embargo, la opción más recomendada siempre será que ambas partes logren un acuerdo entre ellas. En caso de no tener un acuerdo y contar con una custodia compartida, el juez asignará el uso de la vivienda.

Principales diferencias entre divorcio y separación

  • Cese definitivo: esta puede ser una de las diferencias más importantes entre divorcio y separación. Al momento de una separación, aun siendo por vía jurídica, no se ha extinto el vinculo completamente, mientras que en un divorcio se eliminan completamente los poderes que se habían proporcionado el uno sobre el otro.
  • Irreversible: una separación puede durar meses o años sin acarrear consecuencias para ninguna de las partes, debido a que en cualquier momento estas podrían volver nuevamente a su vida como pareja. Sin embargo, en el divorcio el fin del vínculo es definitivo y no hay manera de revertirlo.
  • Nuevo matrimonio: cuando una relación finaliza, cualquiera de los cónyuges podría desear encontrar una nueva pareja. Aunque si deseasen contraer matrimonio es indispensable antes haber realizado un divorcio. En una separación el lazo no se encuentra totalmente disuelto por lo que ninguna de las partes puede casarse nuevamente.
  • Patrimonio: con respecto al ámbito de finanzas ambos trámites tienen sus diferencias. En la separación solo ocurrirá una separación de bienes, pero el divorcio se procederá a la disolución del régimen económico matrimonial.