Solicitar una indemnización por enfermedad profesional puede ser problemático sino se tiene el conocimiento adecuado. Se consideran de esta forma a todos los malestares causados por el trabajo. Aunque existe un listado general de condiciones y especificaciones que se deben cumplir.

El principal aspecto para considerar algunas enfermedades como profesionales es que sean consecuencia estricta de la actividad que se realiza. De manera que, en caso de que un padecimiento sea ocasionado por realizar actividades ajenas a la labor, no será considerado. Incluso si esto tiene lugar en el espacio de trabajo pero no se encuentra en las responsabilidades del empleado no será valorado.

¿Tengo derecho a una indemnización por enfermedad profesional?

Todo trabajador tiene derecho a una indemnización por enfermedad profesional sin importar su tipo de actividad laboral. Incluso para los trabajadores autónomos es posible solicitarlo a las organizaciones encargadas.

Esta se divide principalmente en 2 tipos: permanente y temporal. La primera se subdivide en la incapacidad total y la parcial. En todos los casos se compensa al trabajador por un daño que le impide realizar sus labores habituales.

Además de que en todas las circunstancias se deberá evaluar que ha ocasionado el daño para determinar si se tratase de negligencia por parte de la empresa o si fueron ignorados algunos riesgos, porque esto a su vez puede influir en el dinero que le corresponde al trabajador. Además de abrir la posibilidad a una posterior demanda por parte del empleado.

Indemnización por responsabilidad de la empresa

El procedimiento y las consecuencias varían si se demuestra que ha sido responsabilidad de la empresa. Esto ocurre cuando no se han cumplido los estatutos de seguridad o se procedió con imprudencia sobre ciertos riesgos.

En la indemnización por enfermedad profesional causada por responsabilidad de la empresa la indemnización es elevada, debido a que la compañía debe pagar en función de los días de baja además de los gastos necesarios para tratar los daños.  También en la cantidad se debe incluir un pago por daños personales y morales, tanto presentes como futuros.

La finalidad es que la cantidad que sea pactada sea suficiente para compensar el deterioro del estilo de vida del trabajador, para que le permitan gradualmente recuperarlo si esto fuera posible. Lo que incluye cualquier tipo de gastos médicos e ingresos económicos que se vieron mermados por la incapacidad.

¿Cómo reclamar mí indemnización?

Existen dos mecanismos para reclamar una indemnización por enfermedad profesional. El primer caso es al acudir a un médico de la Seguridad Social que determine que el padecimiento es a causa del trabajo. Él enviará el expediente a la Inspección Médica, que revisará el caso. Si se considera que efectivamente es un daño causado por el trabajo se procederá con La Mutua.

En caso de que no se asista a un médico de la Seguridad Social es posible proceder de manera independiente acudiendo directamente a La Mutua con el objetivo de obtener la baja laboral. Ellos se encargarán de evaluar el caso y de solicitar la información pertinente a la empresa. En caso de los autónomos estos deben dirigirse directamente a La Mutua la cual se encargará de llevar el caso.

Cálculo de indemnización en caso de incapacidad permanente

La indemnización por enfermedad profesional se divide en categorías y cuentan con distintos montos a pagar. Una particular es la “Incapacidad Permanente parcial para la profesión habitual” la cual solo se paga una vez. La indemnización de esta es el valor de 24 meses de la base reguladora. Para las otras categorías el pago se hace anual (cuando se cumplan los requisitos) siguiendo los siguientes porcentajes:

  • Gran Invalidez: según el cálculo establecido les corresponde el 150% de la base reguladora.
  • Incapacidad Permanente Absoluta para todo trabajo: el 100% de lo estipulado en la base reguladora.
  • Incapacidad Permanente Total cualificada: está destinada a personas mayores de 55 años, a las cuales se les asigna el 75%.
  • Incapacidad Permanente Total para la profesión habitual: Les es asignado el menor porcentaje con un pago del 55%.

Preguntas frecuentes

Al ser un tema tan extenso existen múltiples dudas o situaciones particulares que se deben aclarar. A continuación se responden algunas preguntas frecuentes con respecto a la indemnización por enfermedad profesional.

¿El túnel carpiano es una enfermedad laboral?

Para poder considerar el túnel carpiano como un padecimiento laboral se requieren de ciertas circunstancias. Aunque también se debe contemplar que la actividad que lo ha ocasionado se encuentre dentro del cuadro del INSHT. Si es así solo se deben cumplir las siguientes condiciones:

  • Que la actividad que ocasionó el daño se trate de una labor obligatoria en el trabajo.
  • El elemento o sustancia que provocó la enfermedad debe encontrarse estipulado en la ley, según la cual la exposición a algunos productos puede desencadenar distintos pesares.
  • La enfermedad debe verse ligada al trabajo realizado por cuenta ajena.

¿Cuál es la diferencia entre una enfermedad laboral y un accidente laboral?

Las enfermedades laborales pueden ser producto de una actividad que de realizarse ocasionalmente no pone en riesgo la salud. Aunque al realizarse con frecuencia deteriora gradualmente el bienestar del empleado, por lo que el proceso es degenerativo y no es apreciado a corto plazo, mientras en un accidente laboral los daños son apreciables de inmediato o en poco tiempo.