Todo préstamo tiene sus requisitos y clausulas, sin embargo algunas como la condición de apertura de hipoteca ha sido revisada por entidades gubernamentales que consideraron que existía cierto engaño. Por ello cualquier persona que haya incurrido en estos gastos tendría la posibilidad de reclamar aun cuando ya hubiese finalizado de pagar el préstamo. Para saber cómo, a continuación se mostrará todo lo que necesitas saber.

¿Qué es la comisión de apertura de una hipoteca?

Al iniciar un trámite con una entidad bancaria esta establece ciertas condiciones que el cliente debe aceptar para poder realizar su solicitud. Esta condición fue colocada por los bancos para poder realizar un préstamo hipotecario, el cual era justificado como gastos administrativos o inherentes al proceso.

¿Quién paga la comisión de apertura de hipoteca?

Esta es una tasa de interés que quien la paga o se le termina descontando es al solicitante con el nombre de comisión de apertura de hipoteca o en algunos casos se incluía como gastos por estudios. La cuantía se le podía requerir al cliente antes de conceder el crédito o cuando el mismo fuese concedido se le descontaría el valor del total obtenido.

Esto ocurrió durante un periodo de años, sin embargo en junio del 2019 entro en vigor una nueva ley hipotecaria impulsada por las declaraciones del Tribunal de Justicia de la Unión Europea. El mismo estableció que dicha cláusula resultaba engañosa en algunos casos y además era un valor asignado injustamente al consumidor por una actividad que realiza el banco habitualmente. Por ello mismo sea abrió la posibilidad de que todos los clientes que tengan, tuvieron o hubiesen cancelado un préstamo pudieran recobrar la cantidad de dicha comisión.

Algunos de los bancos que cobran o cobraban dicho interés son:

  • Abanca
  • BBVA
  • Banco Santander.
  • Cajasur
  • Bankinter

comision apertura hipoteca reclamar

¿Cómo se calcula la comisión de apertura de un préstamo hipotecario?

Para conocer la cuantía de la comisión de apertura de la hipoteca se debe contar con el contrato y buscar la cuarta cláusula. Se conoce como la cláusula financiera, en ella se señalará si existe o no un interés a pagar correspondiente al inicio del trámite, el cual se verá reflejado a modo de porcentaje.

De modo que una vez se identifique la tasa correspondiente de la comisión se deberá calcular cuánto es el valor de la misma teniendo en cuenta la cuantía del crédito.  Si fuese de 200.000€ y el interés supone un 1,5% se habrían cobrado 3000€ como comisión de apertura.

¿Cuándo es abusiva la comisión de apertura de hipoteca?

Los tribunales establecieron 3 simples parámetros para determinar si se estaba lidiando con una cláusula abusiva en el préstamo. Si la tasa a cobrar no ha sido explicada apropiadamente al cliente o el mismo no se encontraba en capacidad de comprenderla se trata de un abuso.

De igual manera cuando la misma no ha sido expresada con transparencia, cuando se le ha mostrado al solicitante de manera engañosa. Además si la misma no supone un gasto real para la entidad bancaria también será motivo para una reclamación. Esto aplica para casos donde se cobra como “gastos por estudio” o cuando el importe no supone un servicio real para el cliente.

¿Cómo reclamar la comisión de apertura de una hipoteca?

Para iniciar con la reclamación de comisión de apertura de hipoteca tras haberla identificado los más recomendable siempre es contar con la guía y asesoría de un abogado especialista en el ámbito. El proceso inicial con una reclamación extrajudicial mediante un escrito depositado en el servicio de atención al cliente de la entidad que ha cometido la falta. Donde se alega principalmente la nulidad de la cláusula y se impera su reposición integra por parte del banco.

En la mayoría de casos, la entidad, pasado el tiempo, negará dichas condiciones, por lo tanto no aceptando el devolver el dinero. Tras esto se inicia la reclamación judicial, donde se necesitarán los movimientos de dinero correspondientes y toda la documentación alusiva al caso.

Dichas reclamaciones las suele ganar el cliente, en cuanto logre demostrar que no ha sido tratado justamente. Cuando esto ocurre se le deberá devolver el valor total de la comisión de apertura de la hipoteca más ciertos intereses correspondientes a gastos por la reclamación.