Tras un divorcio, definir las vacaciones de los hijos con padres divorciados puede tornarse un tanto complicado para ambos, ya que acarrea ciertas obligaciones que deben cumplirse de cara a la ley para respetar lo pactado.

Para evitar inconvenientes posteriores a la ruptura o conflictos por ello, todo lo alusivo al disfrute de las vacaciones de los niños debe haberse acordado en el convenio regulador o en la sentencia del divorcio. Esas medidas deben haberse discutido por ambos padres. Además de contar con la aprobación de un juez que determine su validez.

Cómo repartir y elegir las fechas de las vacaciones

Existen principalmente 3 mecanismos bajo los cuales es posible establecer cómo serán las vacaciones de los hijos con padres divorciados. El más común, donde no se requiere de comunicación entre los padres, es cuando los años pares se asignan a una de las partes y los impares a la otra. Una variación de este método es asignar los primeros 6 meses de los años a uno de los cónyuges.

Otro método para definir el uso de las vacaciones de los niños se basa en la comunicación con la ex pareja. Para ello debe pactarse entre ambas partes con 30 días de anticipo el deseo de compartir con el niño cierta festividad. Si el padre no lo hace con dicho periodo de anticipación se perderá su preferencia y dependerá del otro tutor.

Vacaciones de verano

El reparto de las vacaciones de verano dependerá principalmente de dos factores: cuáles son consideras esas fechas y el acuerdo al que lleguen los padres en la separación. En función de las fechas, podría variar el acuerdo dada la disponibilidad de tiempo de ambos padres para el goce de dicho periodo con los niños. En algunos casos estos tendrían que solicitar permisos de vacaciones para las fechas pactadas. Del acuerdo dependerá quién será el padre con preferencia para la selección de la fecha que desea coger.

Pudiendo partir de los dos modelos, el más común cuando no existe una buena relación entre los padres es partir de una selección en función de los años pares. En dicho año, un padre tendrá prioridad cuando se escojan las fechas. Mientras que, de otra forma, en el convenio regulador tras el divorcio se determinan uno o más periodos para definir el goce de las vacaciones, ya que las mismas deben ser disfrutadas de manera equitativa por cada uno de los padres.

vacaciones verano hijos padres divorciados2

Vacaciones de Navidad y de Reyes

Con todos los modelos de vacaciones para hijos de padres divorciados, se busca que la experiencia sea lo más natural posible. Del mismo modo, no debe perjudicar al niño, con relaciones que puedan ser beneficiosas para su desarrollo, como interactuar con otros familiares.

Un modelo común es separar las festividades en dos, incluyendo o excluyendo el día de reyes de dicha consideración. De esta forma, la Nochebuena y Navidad se celebran con uno de los padres, mientras Nochevieja y Año Nuevo se celebran con el otro. Así, se obtiene una distribución equitativa de la cuenta, de forma que año tras año se alternen dichas festividades. En caso de ser necesario se puede acordar dividir alguno de estos días en dos partes, dejando la mañana de cada día a uno de los tutores mientras la noche se asigna al otro.

Semana Santa

Al igual que con las celebraciones navideñas, se busca que sea disfrutada a partes iguales por ambas partes. Se puede dividir en dos partes, desde el final de las clases hasta el miércoles santo y desde esa fecha hasta el inicio de las clases. También por practicidad de la pareja, se puede separar por años, disfrutando plenamente de la semana un año un tutor y al siguiente el otro.

Régimen de visitas y pensión de alimentos

En cuanto a la pensión alimenticia en el periodo de vacaciones, suelen surgir dudas por la variación de responsabilidades que ocurren en este periodo. Sin embargo, la ley se mantiene en una posición clara al respecto, señalando que el pago que se realiza no es estrictamente un apoyo mensual. En cambio, es un dinero que se utiliza para las necesidades íntegras del niño. De modo que no se suspenderá su pago a menos que se pactase algo con respecto a ello en el convenio regulador.

Aunque con el régimen de visitas se debe tener en cuenta que no hay indicaciones claras en relación a quién corresponde la custodia tras finalizar las vacaciones. Durante dicho periodo, el régimen de visitas se suspende, pero la custodia al finalizar dichas fechas dependerá de la interpretación que de la pareja al caso.

Campamentos de verano ¿Qué hacer?

En caso de los campamentos se debe mantener el derecho a ambas partes a separar las fechas de manera equitativa. Por lo que se debe restar el tiempo que el joven transcurra en dichas actividades al total de las vacaciones. Los días restantes se dividen entre ambos padres o se pueden concretar unas condiciones diferentes en el convenio regulador.

¿Es necesario el permiso de ambos padres para viajes al extranjero?

Si no se lo prohibiese alguno de los padres expresamente, no se necesitará ninguna autorización de su contraparte, solo notificarle a la misma. Aunque para la solicitud de ciertos documentos como el pasaporte es necesaria la aprobación del trámite por ambos. Si al conocer del destino o los detalles del viaje, uno de los progenitores no estuviese de acuerdo, podría expresar el mismo o negarse al viaje mediante un proceso judicial.

Incumplimiento de uno de los padres en las vacaciones ¿Qué hacer?

Es importante destacar qué detalles con respecto al incumplimiento de las medidas sobre las vacaciones de los hijos con padres divorciados están totalmente despenalizadas desde 2015. Sin embargo, esto no exenta de consecuencias por no respetar dicho pacto.

Cuando esto ocurra, debe hacerse una reclamación por la vía civil a través del juzgado de familia, mediante el cual se impondrán sanciones al padre que haya incurrido en dicha falta, con el objetivo de incentivar al mismo a cumplir con lo acordado.

Las penalizaciones para padres divorciados con hijos pueden ir desde multas económicas hasta reducción de los días que le corresponden en custodia compartida. En caso de que se tuviesen visitas, también se puede modificar el régimen de las mismas o en caso de excesiva frecuencia se podría perder la patria potestad.